¿Es la fibromialgia una enfermedad incapacitante?

fibromialgia3

La fibromialgia (FM) constituye una de las enfermedades crónicas que más repercusión presenta en la actualidad. Dicha enfermedad supone un reto para la sanidad actual avalada por sus elevadas cifras de prevalencia y consecuencias no sólo padecidas por el paciente, sino también por la familia y su entorno social. En España cada año se diagnostican alrededor de 120.00 nuevos casos.

La fibromialgia (FM) es una enfermedad cuyo origen es desconocido, caracterizada por la presencia de dolor generalizado en zonas musculares, tendinosas, articulares y viscerales. Existen otros síntomas asociados como la fatiga, depresión, ansiedad, cefalea, trastornos del sueño o hipersensibilidad.

En la actualidad son muchos los estudios de investigación que intentan esclarecer las causas de la aparición de la enfermedad pero sigue sin haber consenso en cuanto a si presenta un origen orgánico o psicológico.

En conclusión, la fibromialgia (FM) afecta a las dimensiones biológicas, psicológicas y sociales de las personas afectadas provocando un deterioro de su calidad de vida y, en muchos casos, suponiendo una alteración de su capacidad funcional que a su vez repercute en su actividad laboral y social.

Temas claves en el abordaje de la enfermedad:

  • Diagnóstico: se desconocen los factores desencadenantes que provocan su aparición y además es difícil llevar a cabo un diagnóstico de una forma rápida y certera. Debido al carácter invisible de la enfermedad, los pacientes sufren en muchas ocasiones rechazo de sus familiares o incluso de la sociedad para creer que presentan una enfermedad que es muchas ocasiones les provoca incapacidad.

  • Tratamiento: no existe ningún tratamiento que conlleve una curación de la afección, por ello es clasificada como una enfermedad crónica. Únicamente existen ciertas medidas paliativas para el control de ciertos síntomas. En la actualidad se está evidenciando el potencial para mejorar ciertos síntomas de la enfermedad mediante  el uso de terapias complementarias tales como: el yoga, acupuntura, ejercicio, quiromasaje, meditación etc.
  • Dolor: este fenómeno es descrito por muchos pacientes como la “lacra” que les impiden en muchas ocasiones tener una plena capacidad funcional. Los procedimientos llevados a cabo actualmente para mejorar esta situación van dirigidos a mejorar las estrategias de afrontamiento y el control del dolor, empezando por una aceptación del mismo y terminando por realizar actividades para sufragarlo.accidentecuello

  • Alteración del sueño: constituye otro de los factores incapacitantes que sufren  las personas afectas de esta enfermedad. Sueño poco reparador o  superficial son algunas de las características que definen el patrón de sueño en estas personas.
  • La fatiga: es descrita por muchos pacientes como una sensación de debilidad o pesadez que les impide sentirse capaz de realizar ciertas actividades o en general sentirse motivado para hacer algo.  Constituye un síntoma que no desaparece con el descanso ni el sueño.
  • Deterioro cognitivo: la memoria o los procesos de pensamiento sufren una alteración que se traduce en una disminución de la agudeza mental provocando que aumenten las situaciones de olvidos o dificultad para concentrarse.
  • Impacto laboral: como hemos mencionado antes, los síntomas asociados a la enfermedad repercuten en las facultades físicas, mentales y sociales, lo que provoca un deterioro también de la esfera laboral manifestado por la dificultad para concentrarse, disminución del rendimiento etc.
  • Impacto emocional: Existe una elevada evidencia científica que relaciona la FM con distintos problemas anímicos como, por ejemplo, la ansiedad y la depresión. Dichos problemas son exacerbados por la presencia de sentimientos de frustración, vergüenza o aislamiento presentes en las personas afectadas.

En conclusión, es importante que los profesionales sanitarios junto con la sociedad en su conjunto hagamos hincapié en que las administraciones sanitarias reconozcan la importancia que radica en dicha patología y con ello, se potencien y mejoren los sistemas de atención, reconociéndose la incapacidad ligada a esta enfermedad. 

Fuente| Triviño Martínez Á, Solano Ruiz MaC, Siles Gonzañez J. La cronicidad de la fibromialgia . Una revisión de la literatura. Enfermería Global. 2014;35:273–92.

Imagen| Mejor con salud

Autor| Manuel Ángel Andrade Alcázar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>